OTRAS HISTORIAS

lunes, 5 de diciembre de 2016

FAMILIA JOSE FABREGAT TORNE - MARIA GUIRAO NAVARRO




José  Fabregat Torne era natural de XERTA, Tortosa, de donde llegó nada más finalizar la guerra civil, como éL ya falleció, nos cuenta la historia su esposa María.




 Maria Guirao Navarro, es de Cehegín Murcia, nacida el 3 de Junio de 1.926, había llegado con apenas tres añitos, con sus padres que fueron de las primeras oleadas de emigrantes murcianos y trabajaban en una finca que estaba junto a los Cuatro Relojes, que era propiedad de un abogado, cuyo nombre  no recuerda.





Después cuando dejaron la labranza por motivos que tampoco recuerda bien, pero que parece fue debido a dejar de labrarse las tierras, se fueron a vivir a la calle Churruca.
Conoce a José y se casa con él en la Iglesia de Santa María, corría el año 1945, como se puede comprobar en la hoja parroquial, donde se anunciaban las proclamas matrimoniales, como se le llamaban en la época y cuya Hoja Diocesiana nº 37 del 16 de Septiembre de 1.945,  aún conserva en su poder.




Trabajando de paleta, aunque antes había sido carbonero y ella de bobinadora, logran unos ahorros y compran unos terrenos, donde hoy tienen la casa y el negocio en el nº 12 de la Calle Gatassa, junto al hermano de Salvador Barrau, el de las cabras, que vivía en lo que hoy es el nº 16, a su lado vivió el peletero de las pieles de conejo. Este hombre compraba todas las pieles de los conejos que se mataban en aquella época, ya que casi todos los compradores, de terrenos, lo primero que ponían eran gallinas y conejos, para su consumo y en algunos casos para vender a los que no tenían.



Cuando iban a edificar se encuentran, que el obispado, ha adquirido los terrenos donde hoy está la iglesia, pero resultan pequeños y en lugar de ampliar por la parte de la carretera, hoy Puig i Cadalfach, se interesa por los de José, al que no logra convencer el mismo obispo en persona y como no podía ser de otra manera, terminan incoando un expediente de expropiación en tiempo récord y le compran a precio de ganga, el terreno donde hoy se encuentra ubicada la sala de actos parroquial, la esquina con la calle Burriach.

Ya hemos visto como en la versión periodística el intercambio de terreno fue de común acuerdo con el propietario, cuando la realidad es que se negó rotundamente, así que tras amenazarlo le incoaron un expediente de expropiación ante el cual no tuvo más remedio que ceder y aceptarlo..

Finalmente terminan edificando su casa a principio de los años 50, desde entonces han vivido en la misma casa, donde vive aún la que todos llamábamos la Sra. María.
Fueron los primeros que vendía hielo en el barrio, José tenía una especie de triciclo y bajaba a buscar las barras de hielo a Mataró, para luego venderlas en su negocio, luego ya se pasó a los futbolines y las mesas de billar, pero nunca dejó de vender helados, con lo que se puede decir, que fue la primera heladería de Cerdanyola, que hoy continúa regentando su hijo.

Recuerda vagamente, a Don Manuel Serrano, el cura que les hacía bajar a  misa, primero a San José y luego al oratorio Salesiano.
María recuerda perfectamente, la llegada de Juan Luis González Haro, el padre Biscuter, del que conserva buenos recuerdos, como vecinos que eran, aunque no se le olvida el día que se peleó, con él defendiendo a su hijo y al Pedrito de la c/Maravillas, a los que el cura  les estaba dando incluso alguna patada en el culo, porque le habían metido el Biscuter en el cañaveral de la riera que pasaba justo al lado de la casa.

Otra anécdota de solidaridad de la época, es la siguiente: como la c/Maravillas que está justo detrás de su casa, era una auténtica balsa cuando llovía copiosamente, y ante la imposibilidad de desaguar por la calle Fuensanta debido al la diferencia de nivel, autorizó a sus vecinos a pasar el desagüe de la cloaca a través de su solar y así estuvo muchos años, hasta que se abrió la c/ Calasanz Márquez y se le dio salida por allí



A pesar de sus 84 años, conserva muy bien sus recuerdos, aunque algunas cosas como es natural se le han difuminado en el tiempo, ha sido una mujer fuerte y luchadora que pasó por el doloroso trance de perder dos hijos la mayor Micaela en el año 51 y el tercero, Juan en el año 54, con edades de 2 y de un año.
 María, nunca se amilanó aunque pasó lo suyo, supo sobreponerse a todo cuanto la vida le puso por delante, sacó a sus tres hijos Josep, Manel y Jaume y aún le quedan fuerzas para echarles una mano, cuando hace falta.



Una vez más, de una raza de mujer fuerte y trabajadora, como casi todas las que forjaron nuestro barrio, a las que la vida, más bien les quitó, que les dio,  y que merece permanecer en la memoria histórica de Cerdanyola.

FAMILIA JOSE GARCIA MONTOYA - ANTONIA VALERA GRAJERA


José García Montoya, nacía  el 16 de Marzo de 1.924 en Caravaca, provincia de Murcia, hijo de Francisco y de Juana, en un barrio llamado la calle larga, con cinco hermanos, su abuela Isabel y su tío Manuel
Era una época de muchas privaciones, recuerda como acompañaba a su abuela Isabel, por los cortijos, haciendo trueque, con cualquier cosa que se pudiera cambiar por algo comestible, hasta que con seis años comencé a trabajar de alpargatero, como casi todos los niños de la época y de aquella zona.´

Como  el colegio solo era para las familias pudientes, aprendió a leer y escribir de la manera más elemental poco tiempo antes de ir al servicio militar y gracias a personas que estaban un poco mas preparados que ellos, que ejercían de maestros de casa en casa, como buenamente podían

Tenía 12 años cuando comenzó la guerra civil,  a esa edad no eres consciente de lo que realmente estaba pasando, pero recuerdo, el tiempo de revolución previo a la guerra, los aviones que sobrevolaban el pueblo y a algunos vecinos de los que se llevaron al frente. Lo que  es imposible olvidar, es el hambre que se pasaba, sin trabajo, sin comida, sin agua, sin higiene, amén de los piojos y las chinches que se cebaban con nosotros.

Teníamos que comer lo que encontrábamos, pieles de naranjas, pieles de patatas, en ocasiones, mi madre preparaba migas de harina de pinazo, con unas gotas de aceite, que me sabían a gloria.
La guerra directamente no pasó por el pueblo pero tuvimos que sufrir las consecuencias, pero al menos no hubo que sufrir las represalias que si hubieron en otros pueblos de la zona y nadie se tuvo que esconder, al menos de las personas de su entorno.

Mi padre y mi tío Juan, eran ya personas mayores, pero a pesar de todo se los llevaron al frente dentro del último grupo de combatientes, fueron alistados por los rojos. Los dos volvieron tras la guerra, pero mi padre a causa del hambre y del agotamiento, enfermó y murió al poco tiempo.
Peor suerte tuvo el marido de una prima que se llamaba Santos, que fue fusilado por las tropas franquistas, solo por haber sido guardia de asalto con los rojos, dejándola viuda y con dos niños pequeños.

Se daba la circunstancia  de que en aquella época, la mayoría eran apolíticos y lucharon con los que le tocó luchar, más debido a las circunstancias, que a una participación activa en la política, ¿Qué íbamos a saber de política si apenas sabíamos leer?

Los tres años siguientes a la guerra, fueron horribles para todas las familias, sobre todo para las que no disponíamos de tierras, para poder sembrar algo, luego la situación mejoró ligeramente, pero la falta de expectativas truncaba los deseos de la gente joven, que ante la falta de trabajo no nos quedaba otra alternativa que la emigración.El ayuntamiento de Murcia, aprovechó la demanda de mano de obra en Catalunya, para quitarse bocas  que alimentar, así que tuvieron la idea  de dar  ayuda económica a los que querían hacerlo y aproveché la ocasión, para plantarme en Barcelona.

Con 26 años  hice el trayecto Murcia- Barcelona, con un primo que se llamaba Martín llegamos el mes de Mayo de 1.951 y a punto estuvieron, de devolvernos otra vez, a nuestra tierra, ya que los policías de entonces los grises, si te cogían te metían en Montjuic, hasta que juntaban un tren y te mandaban otra vez para Murcia.

Al principio viví en Barcelona, hasta que tras la muerte de mi hermano Juan José, decidí venirme a Mataró con mis primas Matea, Encarna y Dolores.
Comencé a trabajar en la fábrica de vidrio que se llamaba VIMACO, a donde iban a parar la mayoría de los  que llegábamos a Mataró,  ya  debido a la dureza del trabajo, casi siempre existían vacantes.
Además te permitían hacer todas las horas que aguantaba el cuerpo, recuerdo incluso, que muchos sábados me venía de Barcelona, donde iba a visitar a mi novia, para poder trabajar el sábado y el domingo por la noche, ya que por esas dos noches ganabas, mas que en toda la semana.
En ocasiones, empalmaba el turno extra de noche, con el turno de mañana, que me tocaba, llegando a trabajar 16 horas seguidas.

El 22 de Diciembre de 1.957, contraigo matrimonio Antonia Valera Grajera, que vivía en la Trinidad vieja, donde  había ido a parar mi madre y parte de mis hermanos y familiares, alguno también acabó en Sabadell.

En esa época un compañero de trabajo, llamado Manuel González, que luego llegó a encargado, dejó libre una habitación en la calle Pujol, donde estuvo viviendo de soltero, hasta que se casó.
Allí vinimos  a parar de recién casados y allí nacieron mis dos primeros hijos, Francisco y Juani.

Fue entonces cuando un primo mío que había comprado un solar en Cerdanyola, compro un solar en la calle Bagés, dando una pequeña entrada y pagando 50 pesetas cada mes que nos costaba mucho pagar, corría entonces el año 1.960.
En esa época un problema de salud de mi mujer, hace que el médico, nos aconseje salir de la habitación de la calle Pujol.

Como yo aprovechaba todas las horas que aguantaba mi cuerpo, conseguí además ahorrar 600 pesetas, con las que me embarqué, en la construcción de mi casa.
El Sr. Brullet, me hizo los planos y Blas Martínez, que además de ser uno de los primeros contratistas de Cerdanyola, es también murciano, como nosotros, me comenzó la obra, hasta levantar paredes,  colocar persianas y los marcos sin puertas.

Aquí nos venimos a vivir y aquí nació nuestro hijo David, con el suelo de tierra, las paredes sin enyesar y sin servicios de ninguna clase, hasta que poco a poco fue mejorando la cosa.
En el año 1.961, con la ayuda de mi mujer, pusimos una bodega  que daba a la calle Berguedá, hasta que finalmente ya en el año 1.966, abrimos el bar que regenté durante 23 años, hasta que me jubilé.

Esta es una de tantas historias de vecinos nuestros, contada con toda la sencillez del mundo, que han dejado huella con su ejemplo, y su vida, en tirar adelante sus familias en años de verdaderas necesidades.

Ellos son los artífices de nuestro barrio, ellos engrandecieron Mataró, ellos lo dieron todo por su familia, y por ello, desde Historias de Cerdanyola, tenemos el compromiso de que no se pierda su recuerdo, de él y de tantos otros que forjaron nuestro futuro.Que no quede en el olvido ni una  sola de estas vidas, porque ellos son nuestra memoria histórica.

José ya falleció, (q.e.p.d), no verá estas líneas, pero quedan sus hijos y sus nietos, a los que pasamos todo nuestro reconocimiento y agradecimiento. Su tierra nunca le hizo un solo homenaje.


MEMORIA ESCOLAR JAVIER MANTÉ (Colegio salesianos)


 



Estas fotos pertenecen a la memoria escolar de Javier Manté del curso 1950-51

Tal como se lee el texto de estas fotos le puede parecer al lector, que esta procesión fue por las calles de Cirera, ya hemos dado anteriormente la explicación que para muchas personas de Mataró esta zona donde está enclavado el colegio y la urbanización San Salvador, era denominada sector de Cirera, hasta el Turó de Cerdanyola y las Tres Rocas, pero las fotos son una clara demostración que el recorrido fue por las calles de lo que hoy es la barriada de Cerdanyola y que María Auxiliadora nunca fue en procesión a Cirera.

También se da el caso de que todos los trabajadores empleados en el colegio, estaban contratados a nombre de una señora que tenía la torre  en la parte alta del parque de Mataró, en lo que sí hoy es la barriada de Cirera, tal como figura en las hojas de salario de los trabajadores.

   Curso escolar 1951-52


Estos cuatro valientes, son los que formaron en embrión  del grupo principal que a las órdenes del salesiano Don Manuel Serrano, comenzaron un apostolado que mantuvieron en solitario hasta la llegada de Juan Luis González Haro párroco de Mª Auxiliador, al que también ayudaron en los primeros años Reunían a los niños que corrían por los descampados dejados de la mano de Dios, mientras sus padres estaban trabajando.

Su labor fue muy importante para esos niños, algunos de los cuales desconocían la existencia del cine, ni tan siquiera habían comido nunca una tableta de chocolate de las que le repartían, los llevaron a excursiones, les organizaron fiestas, equipos de fútbol y hasta  hacían recolectas para que los Reyes Magos les trajeran algún juguete. Y no solamente les daban el catecismo, sino que algunos comenzar a leer y a escribir ayudados gracias estos jóvenes, 


María Auxiliadora recorriendo el barrio de Cerdanyola durante la procesión con motivo de su fiesta, acompañada  por las autoridades municipales de la ciudad, con el alcalde al frente.

Curso escolar 1.952-53
                                                            


Estas fotos nos demuestran un hecho que no se han explicado debidamente y al que de oídas se le ha dado una versión distinta de lo realmente ocurrido. Esta es la primera vez que se puso la primera piedra para la iglesia de la barriada promovida por el Párroco de San José a cuya parroquia pertenecía el incipiente barrio, y por el Colegio Salesiano. Como puede verse claramente la bendición está hecha por el párroco de San José y arropada por todo el consistorio y las autoridades eclesiásticas de la ciudad
Como puede observarse, en ninguna de ellas aparece Juan Luis González Haro y no lo hace, porque sencillamente no estaba.

Unos años después cuando se crea la parroquia, se repite el acto de la puesta de la primera piedra, que  ya ha había sido efectuada con anterioridad, no he sabido nunca el porque de la actitud del encargado de poner la obra en marcha, el que luego sería su párroco Juan Luis González Haro, el caso fue que no sentó muy bien esta repetición que fue duramente criticada, por el clero de la ciudad.


Aquí esta la puesta de la placa con el nombre de San Juan Bosco a una calle de la zona de los chalets, como no podía ser de otra forma también con nombre salesiano. La Placa fue donada por un antiguo alumno, que estuvo presente y ayudó a su colocación


El colegio salesiano tal como estaba en el curso 1.953-54, con los terrenos agrícolas de su propiedad, que se extendían desde la carretera hasta lo que hoy es la calle Monserrat Cuadrada, en donde varios empleados cultivaban todo los productos necesarios para la cocina del colegio. 


Podéis ver la película de la familia Manté Bartra
 http://www.cerdanyolaccttv.blogspot.com

 http://www.livestream.com/tvcerdanyolacitytoday










domingo, 4 de diciembre de 2016

FAMILIA FRANCISCO MARQUES NOVELL - ANTONIA RIERA CABOT



"Villa Nuria", recién acabada. La casa se construyó durante los años 46-47. Es el número 30, de lo que hoya se llama calle Mayor. No había ningún tipo de urbanización ni de servicios, tanto la electricidad como el agua se la tenía que agenciar cada vecino por su cuenta.


El matrimonio en los últimos años de su vida
.


Tanto el matrimonio como sus antepasados eran originarios y habían vivido siempre en Mataró centro, pero como, casi todo el mundo en aquella época vivían en una vivienda de alquiler. Cuando comenzaron a vender algunos "trozos de terreno" como decían entonces, poco antes de la guerra civil, cuando ya la filoxera había acabado con todas la viñas de la zona, y los propietarios de las Masías, tuvieron que vender terrenos para poder hacer frente a sus necesidades, él había logrado unos ahorros, con los que adquirió uno.

Comenzó a construirse la casa a principios del año 46 y casi dos años después a finales del 47, consiguió terminarla, y el año 1.948 pudieron trasladarse a ella. con sus hijos Montserrat, Jaume y Nuri. En la actualidad la casa la ocupan las dos hermanas Monserrat y Nuri, que es la que está en la foto de más abajo en su terraza con una bata azul. Es una de las personas con vida, que lleva más de 68 años ininterrumpidos viviendo en el barrio y podría contarnos muchas cosas en una entrevista para colgarla en Cerdanyola City TV, pero de momento no ha aceptado hacerla, solo nos ha facilitado las fotos de sus padres porque son historia de la barriada y los datos mínimos que publicamos.





                                                  Villa Nuria en la actualidad año 2016

El caso de este matrimonio es uno más, de los varios que publicaremos, que demuestran claramente, que el barrio estaba habitado, aunque no configurado antes de comenzar  la llegada de los inmigrantes españoles y que no todas las construcciones eran barracas, eso vendría poco tiempo cuando unos desaprensivos con el consentimiento del ayuntamiento que hizo la vista gorda, vieron la posibilidad de forrarse, comprando terrenos a los propietarios de las Masías y vendiéndolo a los recién llegados, aunque carecían de cualquier tipo de servicios, lo que  dio lugar al cáos urbanístico de la parte alta de Cerdanyola que fue por donde se comenzó a edificar sin control de ninguna clase.

Contra el único vendedor de terrenos que se atrevieron, sancionándolo en varias ocasiones, fue contra el Sr. Barrau, no por las barracas que se hacían, sino porque les hacía la competencia, vendiendo más barato y con unas facilidades que ellos no daban y que ya explicamos en su día. Cuando en lugar de castigarle le deberían haber puesto su nombre a alguna nueva calle del barrio, ya que gracias a él muchas familias pudieron acceder a un terreno donde edificar su soñada casa.

También hay que contar que  algunas no llegaron a terminar de pagar  el terreno, ya que la muerte de Barrau, su mujer desconocía como llevaba su marido el negocio, tampoco tenían descendencia que la defendiera, el caso es que la buena mujer daba por bueno lo que le decían los compradores y terminó por firmar las escrituras a todos.

FAMILIA ALFONSO DE MAYA REINA - ISABEL GÓMEZ SÁNCHEZ

 

Alrededor de los 18 años y con un futuro muy incierto en su pueblo natal, de la provincia de Murcia, llamado CEHEGIN, con el ímpetu y ganas de aventura que se tiene a esa edad. y porqué no "pasando bastante hambre", se alistó voluntario en el ejército en plena guerra civil.

Dado que en esas fechas de mediados de 1.937, la provincia de Murcia, pertenecía a la llamada "zona roja", fue destinado a Valencia, al campo de aviación de Manises, como soldado de infantería: Pasados alrededor de siete u ocho meses, salió una orden en el boletín del gobierno, ordenando que todos los soldados que no habían estado en el frente más de tres meses, se debían de incorporar de inmediato.

Fue trasladado a los batallones de la FAI y CNT a luchar en la famosa "Batalla del Ebro", cerca de la ciudad de Flix, en la provincia de Huesca. A las pocas semanas fue hecho prisionero y trasladado al campo de concentración de "San Marcos" a las afueras de la ciudad de León, donde estuvo hasta el final de la contienda.

Al cabo un año y medio, fue dejado en libertad y repatriado a su provincia de origen, donde al cabo de 7 meses, le volvieron a llamar del cuartel de la guardia civil, para volverlo a incorporarse a un servicio militar de dos años y medio de mili, para según el decreto de ley, poder ser "Un español de verdad". Una vez licenciado se trasladó directamente a Barcelona en busca de trabajo y para poder establecerse en la provincia, llegando así a Mataró.


La pareja delante de la fuente del parque central de Mataró, poco antes de su casamiento



El día de su boda.

Como su novia del pueblo Isabel, ya hacía algunos años que estaba sirviendo en Barcelona, era la ocasión de poder montar su familia. Se casaron sobre los años 1.942-44 y estuvieron realquilados en casa de una hermana. Fueron unos años muy duros a causa de la represión, sobre todo para los que como él era un "antiguo soldado rojo". Pero con su infinito tesón y ganas de salir adelante fueron superando las diferentes etapas, y como entonces no les faltó el trabajo, al poco tiempo, pudieron comprar un solar en la calle María Auxiliadora, que fue una de las primeras que se abrieron en el barrio.



Poco a poco durante dos años, aprovechando los fines de semana y a base de mucho tesón, fueron levantando su pequeña casa, hasta que por fin en el año 1.952, se trasladaron a ella. En "Pueblo Seco" como entonces llamaban al barrio, con una sencilla vivienda, con una luz de carburo, y una cocina de petróleo, comenzaron una nueva vida, Al cabo de algunos años pudieron instalarse la tan deseada electricidad, ya que al principio no se podía, no solamente por economía, sino porque ni siquiera estaban instaladas las líneas para el servicio. Posteriormente ya pudieron  comprar la llamada "cocina económica", que eran de hierro forjado.

   
Cartilla del Instituto Nacional de Previsión



Foto escolar de José de Maya Gómez de las escuelas de la parroquia María auxiliadora y arriba su partida de nacimiento.


Carnet de Pensionista de la Generalitat


El matrimonio, saliendo de misa en su parroquia de María Auxiliadora, de la que era fiel colaborador siempre que fue requerido para cualquier acto.



Durante años fue tesorero en el CC.D.S.Cerdanyola, aquí le vemos ejerciendo de taquillero en el campo de los Salesianos, cuando aún no estaban ni terminadas la obras.


José de Maya Gómez, su hijo poco antes de arbitrar el encuentro C.C.D.S Cerdanyola y el C.F. Villafranca, para celebrar el ascenso del equipo local a 2ª regional en julio de 1.970

Cuando todo parecía marchar sobre ruedas, sufrió un accidente laboral, de bastante gravedad cuando trabajaba en la brigada del Ayuntamiento de albañil. Eran las obras de ensanchamiento de la Ronda Alfonso XII, y estando colocando unos árboles, tuvo la mala fortuna, de que se rompieron las cuerdas de uno de ellos y le cayo sobre la pierna, sufrió cinco operaciones y estuvo casi tres años internado en el hospital.
Luego, ya repuesto tuvo que pasarse al textil, en el que estuvo trabajando hasta su jubilación, por cierre de la empresa en la crisis de 1.975, tenía entonces 58 años. Murió el año 1.977, a la edad de 79 años.


Esta es a grandes rasgos la pequeña biografía de un gran hombre, de los muchos que Catalunya tuvo la suerte de recibir una vez pasada la guerra civil, cuando en sus respectivas zonas de nacimiento no había ni presente ni futuro y encontraron aquí un lugar de acogida, en una ciudad donde también existían muchas necesidades para los autóctonos pobres, que vieron como lo poco que les llegaba a ellos lo tuvieron que compartir por imposición de unos gobernantes ineptos que vieron en la limosna y la caridad, la forma más fácil de paliar los muchos problemas que se les vino encima". Uno más de los miles de inmigrantes españoles en Catalunya", al que le fue reconocida  por la Generalitat su lucha en la defensa de la libertad y la democracia, cosa que nunca hicieron en su tierra.


sábado, 3 de diciembre de 2016

FAMILIA MARTÍNEZ - LÓPEZ (Motos Martínez)

     
             

   Familia: MARTINEZ- LOPEZ (Motos Martínez)

Daniel Martínez Broj era natural de VARA DEL REY (Cuenca)
                               
Julia López Romero de Villarobledo (Albacete

Al poco tiempo de casarse se vinieron a vivir con los suegros, que por entonces vivían por el barrio La Habana, corría el año 1950 y allí trabajaron en un pequeño taller  familiar de bicicletas, hasta que el año 1955, comenzaban a venderse solares en Cerdanyola y Daniel compró uno en la c/ Del Sol, nº 2, donde abrió el primer taller de bicicletas del barrio, al poco tiempo llegó Pitu, que estableció el taller en Puig y Cadalfach, aunque parece ser que había tenido ya otro en la c/ del Carmen en el centro.
Mas tarde en el año 1.955, compraron el solar en la c/Gatassa 15, y ya mucho tiempo después el nº 19 de la misma calle, que en la actualidad es donde continúa el negocio.
Fue un hombre decidido, que con paciencia y sin grandes aspavientos logró mantener el negocio en pié, consiguiendo involucrar en él a sus tres hijos, Emilio, Daniel y Jesús que fueron los continuadores del negocio en el que han estado juntos hasta el año 2004, en que uno se ha jubilado, el otro continúa con el negocio de Gatassa y el pequeño  ha abierto su propio taller en la Ronda Rocablanca.



Los tres acudieron, al colegio de la parroquia como tantos otros niños de la época, pero fue Daniel el que tuvo inquietudes artísticas, llegando a formar un grupo que se llamaron “LOS JOVIALES”, allá por los años 60 hicieron sus pinitos musicales, actuaron en los festivales que se organizaban en la parroquia con motivo de la Fiesta Mayor y en entoldado.
Hasta que su padre adivinó que no se ganaría la vida con la guitarra en los escenarios y lo metió en el taller a aprender un oficio,  le introdujo el veneno de las bicicletas y ahí continúa al pié del cañón, aunque finalmente se tuvieron que adaptar al cambio que sufrió la  sociedad, de la bicicleta a la moto.
Julia, vive hoy retirada en su casa de Can Raimí donde lleva ya casi 40 años, por lo que ya poco contacto le queda con el barrio salvo sus recuerdos y sus hijos, tiene otro hermano llamado Julio, que  era transportista y otro de ellos Emilio, éste también tuvo su taller de bicis, en la c/Vitoria.



          
                                                                                            

viernes, 2 de diciembre de 2016

PUNTO Y APARTE

Antes se seguir adelante, abro un paréntesis, para explicar diferentes cambios. Pararé  en 1.970 la publicación cronológica, para dar paso a las historias que no se publicaron, que por lo tanto solo se pueden contrastar a través de los escritos de sus protagonistas, ellos me han facilitado las fotos y los escritos, en algunos casos solamente las fotos, sin historia, pero que hablan por sí solas.

Procuraré hacerlo según su llegada a Mataró, son redacciones personales de sus propios recuerdos, en algún caso hemos tenido que rectificarlas, porque al cabo de algunos años la memoria se vuelve un poco vaga y ello da pié a errores, sobre todo de fechas.

En la mayoría de casos hay total coincidencia, pero en otros existen diferencias, que he admitido porque si no lo hiciera, dejarían de ser las historias que ellos cuentan, que es el fin que persigo y por el que decidí llamarle "Historias de Cerdanyola".

En lo que sí me he mostrado inflexible es en las fechas que se pueden demostrar y en situaciones que también lo eran y que sólo son el recuerdo de personas que llegaron muy niños que oyeron historias de sus padres o mayores  y que con el paso de los años creen que ellos vivieron pero que en realidad no fue así.

También hay cosas, lo siento, que no sucedieron como se cuentan y la gente a base de oírlas repetidamente han dado por buenas. Como la más famosa que aún se sigue diciendo, "Mi padre puso muchos ladrillos en la iglesia". Llevo muchas horas de consulta en el archivo local recopilando datos, todas las noticias llevan en mis escritos el nombre, la fecha incluso el día para poder comprobarlas.

Por mucho que se repita Cerdanyola no la fundaron, ni los andaluces, ni los castellanos, ni los murcianos como se ha dicho y escrito. Cuando llegaron los primeros inmigrantes, en el sector ya vivían más de un centenar de personas y existían varias masías y según algunas publicaciones, más de cien viviendas.

Es al acabar la guerra civil, cuando comienza la llegada año tras año más masiva, y cuando sí se consolida como barrio. Hay que tener en cuenta que como he podido comprobar, en la correspondencia de personas que viven en la Urbanización San Salvador, a primero de los años 50 recibían correspondencia en la que figura "Sector de Cirera", y los niños que vivían en ella decían vivir en Cirera, Cuando cuelgue una memoria escolar del año 50 de uno de los alumnos del colegio Salesianos, figuran fotos de la procesión de Mª Auxiliadora por el barrio, en la que escribe "Por primera vez después de cincuenta años, ha salido Mª Auxiliadora en procesión triunfante  por las calles  del barrio de Cirera. Cuando le señalé el posible error, me dijo que no era tal error que él así conocía y llamaba la zona cuando era pequeño

Pero no es mi intención crear debates, sino dar paso a las historias de lo que hoy es nuestro barrio, a como se consolidó y las peripecias que vivieron miles de personas que nos han  precedido con los múltiples sacrificios que tuvieron que soportar.

También quiero dejar claro que lo explicado hasta ahora no quiere decir que sea definitivo, sino que estas historias estarán siempre abiertas para quienes quieran aportar datos, sean nuevos o que puedan contrarrestar cualquier información diferente a la publicada por los periódicos, de los cuales he sacado la información. Tengo ya algunas cosas que me han entregado, que para que no sean sacadas de contexto, cuando estén debidamente comprobadas serán publicadas en el año correspondiente, de lo cual informaré en su momento.

Luego vendrá la época de los 70, una década fascinante de nuestra historia, el primer cambio de párroco desde la fundación, con la marcha de Juan Luis y la llegada de Vilariño, el nacimiento de la asociación de vecinos, la muerte del dictador, la llegada del PSUC al barrio, el nacimiento de la Coordinadora de Entidades, la movilización por la falta de plazas escolares, la lucha por el campo de fútbol del Camí del Mig, el intento de quemar la iglesia por un grupo de ultra derecha, la lucha por cerrar Aguacuit, el asesinato de dos de nuestros jóvenes por un cabecilla del grupo fascista Fuerza Joven del Maresme la reclamación de zonas verdes, la lucha por el parque de Cerdanyola y otras muchas historias de movilizaciones que hicieron que nuestro barrio saliera en la televisón de toda España y en periódicos de todos los colores de la época.

Os recuerdo que si queréis ver películas de los diferentes temas podéis "clicar" el enlace del blog: Cerdanyola City TV.

 En montaje  la Historía del PSUC en la barriada a cargo del que fuera uno de los políticos más importantes del partido en la zona del Maresme, que fue concejal de obras públicas en el primer ayuntamiento democrático de la transición, Lluis Fernández Mateos